20110816

Run to death.

Primero me planteé escribir esta entrada en niveles generales, dirigida hacia nadie en particular y a todos al mismo tiempo, sencillamente plasmar lo que opino en un par de palabras que poca gente va a gastarse en leer y punto; pero decidí que no, porque mis razones para escribir esta entrada se centran en una persona y centrar esta entrada en esa persona me permite explayarme en muchos más temas que los que abarcaría si sólo hablara del tema central en general.

La gente comete errores. Somos humanos. Pero solemos intentar evitarlos. Como ya dije, nadie puede vivir de la experiencia del otro, uno no puede actuar siempre en base a lo que les pasó a los demás. Pero a veces, por más complicado que sea, hay que intentarlo. Intentarlo, porque si no se tiene cuidado puede ser letal, hay cosas que son peligrosas y traen problemas graves.

Me molesta porque yo dije lo mismo. Al principio dije exactamente lo mismo que estás diciendo vos: "son unos meses, unas semanas, después vuelvo a la normalidad". Querida, es una enfermedad. ¿Te crees que vas a tener control cuando la enfermedad te rodee por completo y no te deje pensar en otra cosa que no sea eso? Sé que estás pensando "que te haya pasado a vos no significa que me vaya a pasar a mí también, quizás vos no lo pudiste controlar, yo voy a poder". Yo dije lo mismo. Te lo juro por lo que más quiero. Y te digo esto porque sé que todavía estás a tiempo de salir, todavía no te adentraste en ese mundo horroroso del que no vas a poder salir fácilmente. ¿Alguna vez experimentaste la desilusión de los números? Mirá, no quiero dejar muy en claro de lo que estoy hablando en esta entrada en este blog que lo lee cualquiera, porque te estaría dejando en evidencia y por protección hacia tu vida y tus asuntos lo voy a poner todo en indirectas. ¿Tenés idea de cómo se termina apoderando de tu vida? ¿Sabés lo que es ese vacío, sensación de piedad que te pide tu interior, y que mientras tu mente te grita que lo llenes tu corazón te ruega que lo dejes vacío? No hay forma de que ganes. Porque si lo llenás, te vas a sentir culpable y vas a sacar todo. Y si no lo llenás, vas a estar haciendo las cosas mal, porque este no es el modo. Para bajar un par de pisos no hace falta usar el ascensor, a veces es mejor utilizar la escalera, es un método más sano y menos dañino para el medio ambiente: porque yo, tus amigos, tu familia, somos ese medioambiente, ese grupo de gente que te ruega que no te lastimes porque sabemos que vas a terminar mal. Y te lo estoy diciendo yo, que no soy cualquiera. Porque no soy ninguno de esos médicos fríos que sentís que no te entienden porque nunca lo vivieron, yo lo viví, sigo formando parte de esto porque si bien estoy haciendo las cosas bien, las ganas de hacer las cosas mal me están comiendo la cabeza. Ganas de vaciar todo todos los días y romper con todo el orden que tanto me costó establecer en mi vida después de eso. Son estas sensaciones, y son muchas más. Tardaría bastante tiempo en describírtelas todas. Romper con lo planeado y llorar, llorar hasta que tus ojos no pueden más, sentirte incompetente y salir corriendo a sacar todo aquello que permitiste que te llegara. Observar a los demás y sentirse la peor basura del mundo, el disgusto por uno mismo. Y más. Mucho más.

El otro día también te planteé que me molestaba el fanatismo que algunas muchas personas podían llegar a tener. Llegar al punto de no pensar en otra cosa, de relacionar todo lo que uno vive con ese objeto de tan irrefrenable fanatismo y vivir para eso, respirar para eso, cambiar para eso. Te expliqué por qué me molestaba tanto, que la gente dejara todo lo demás para ocuparse de eso y exclusivamente de eso, y no me importa de qué cosa se trata en particular, me da igual qué es eso de lo que te fanatizaste: me molesta la obsesión. Y es esto exactamente lo que estás haciendo. Obvio que en parte también lo hacés por vos, ¿no? Bah, supongo que es así, no sólo por él, sino que también por tu propia felicidad con tu propio ser. Pero para el caso, da igual. Porque es él lo que más te impulsó a hacerlo, lo que colmó el vaso, y no es el modo.

Hay cientas de maneras de bajar la aguja, disminuir los números. Tres millones de variantes de aquello que uno permite que ingrese en el organismo día a día. Este no es el modo. Te prometo por la que más quiero, que vos bien sabés quién es, que no vas a llegar a ninguna parte. Vas a empezar con la boca cerrada. No sé cuánto tiempo vas a durar, quizás más de lo que imagino, pero en algún momento la vas a volver a abrir. Y te vas a sentir culpable, demasiado, va a colmar tu mente hasta que salgas corriendo a gritar, a largar todo, sin control. Te vas a sentir bien por haber sido responsable y haberlo sacado afuera. Pero las ganas no se van a ir, sino que van a volver, y mucho peor que antes. Y te va a doler. Y no vas a poder hablar. Y te vas a obsesionar.

No lo hagas. Te lo pido por favor. Vas a llegar a tu meta y no vas a estar conforme y vas a querer más y más. Yo también decía que era hasta cierto punto, pero lo cierto es que aunque hubiera llegado, no habría estado conforme. Y a largo plazo te va a causar problemas. Porque si se extiende, en algún momento los del contexto nos vamos a dar cuenta. Vamos a notar que estás desapareciendo y que tu humor decae. Vamos a notar tus depresiones por no cumplir tus objetivos. Y no es sólo eso, sino que además te va a hacer muy mal físicamente. Muy. Te lo digo yo.

¿No insistías tanto con que la belleza era interior? ¿Por qué diablos estás dejando que el contexto te gane? ¿Estás permitiendo realmente que el mundo defina tu concepto de belleza? Te tenía más inteligente. Creí que siempre ibas a repetir ese par de frases que sacaste de ese tema.


"Go on and try to tear me down,
I will be rising from the ground,
like a skyscraper"

Y es exactamente lo contrario lo que estás haciendo. Te estás tirando abajo y no te estás levantando. Estás cayéndote en el pozo que la sociedad excavó para vos.

Te lo digo por vos, por mí, por todos lo que te conocemos. No lo hagas. No hay forma de que termine bien.

1 ghost.

Barby G. Schonholz. dijo...

Me imagino que el texto habla de una adicción. Muy buenas las palabras, tenés toda la razón al respecto. ¿Quién no tiene una adicción? Drogas alcohol, comida, videojuegos, puede ser una persona el deporte, vomitar ó hasta incluso llorar, dormir. No es fácil pero mucha fuerza a las personas que no convivene n equilibrio con todas estas cosas.

Me gustó tu blog, espero te pases por el mio y nos seguimos.

Saludos =)

'Cause if I burn, so will you.